Todo sobre mi pelo color y cuidado

Bueno, bueno y bueno creo que es una de las entradas más esperadas de la web, tanto es así que cuando pregunté en Instagram qué queriáis ver primero si una reseña de la nueva base de Shiseido o cómo me cuido el cabello, los resultados por decir a groso modo fue 99%  para el pelo ¡La verdad es que no lo dudaba de que iba a ser así! Siempre que se me ve el pelo en los vídeos de Instagram (eso sí cuando voy peinada y no llevo mi moño) me preguntáis por el color, corte, dónde me lo hago… ¡Aunque una vez una clienta me dijo que si ese moño era de peluquería! Orgullosa está una de su obra de arte 😛

Nos vamos a remontar a cuatro años atrás para que podáis ver cómo es mi pelo natural, me podría ir perfectamente al 2010 donde llevaba el pelo corto, pero no quiero abrumaros con fotos con mi constante cambio de look. El momento que decidí dejarlo totalmente natural ¡qué liberación sentí! Estaba muy cómoda por no tener que pisar la peluquería mes a mes con el consecuente gasto que llevaba y el sufrimiento de tener siempre el pelo estropeado (que no nos engañemos una decoloración siempre será una decoloración).

(inmortalicé el momentazo que miras y ves tu cabellera desolada en el suelo, año 2016)

Para empezar describiré un poco las características de mi pelo:

  • Abundante: puedo decir a mis 32 años, ups ¿debería callármelo? que no he visto tanto pelo en una cabeza que no sea la mía, siempre recordaré cuando de joven me hacía las típicas mechas de papel de plata me las realizaban entre dos y tres peluqueros porque eso era interminable y si lo hacía una sola persona cuando terminaba e iba a echar mano de las primeras mechas que puso ¡Adiós pelo se había convertido en chicle! (esto no es ficción me pasó).
  • Grosor medio: no tengo ni un pelo fino ni un pelo grueso ¡estoy en la mitad!
  • Textura: mi pelo es liso aunque tengo ligeros mechones ondulados ¡cosas de la vida!
  • Color: bueno ahora mismo lo definiría como un marrón chocolate con matices rojizos/cobres (todo depende de cómo me de la luz) y en verano con la exposición al sol se me pone castaño con mechas doradas. Lástima que no se me quedara el rubio que tenía de pequeña que era casi albina pero con el paso del tiempo se fue oscureciendo. Siempre recordaré la anécdota de cuando tendría unos 6 años y era verano, con la combinación del sol + cloro de la piscina terminé siendo un moco gigante ¡mi pelo se puso verde! Reíros sí, pero yo no daba crédito y en mi memoria quedará.

Aquí dejo fotos de como es mi pelo al natural:

¿Qué pasó para que diera el paso a cambiarme? Pues no creáis que yo estaba ansiosa por hacerlo, de hecho pasaron cinco años hasta que yo tuve ganas de cambiar, tenía claro que quería un cambio ligero alejado de los cambios drásticos que daba antes (rubios platinos, pelo rapado, negro, negro y rubio) ¡oh dios ni recordaba ese momentazo! ¿Os acordáis de Mónica Naranjo? Ahí lo dejo.

Tras pensármelo quise hacerme las famosas mechas californianas, me imaginaba con ligeros reflejos en el cabello pero que no fuesen muy evidentes ¡tenía pavor al rubio intenso! No sé ni cómo fue pero en mi vida me topé con la mejor peluquera que yo había tenido el placer de conocer. La peluquería que voy es Urban Hair en Granada y tras estar decidida llamé para que me dieran cita (sin pedir a nadie concreto porque no los conocía) y me dieron con Rosa ¡que “suertuda” fui!

Ni que decir tiene que iba muerta de miedo ¡diréis qué tontería si es pelo! Cierto, y es una banalidad pero cuando has sufrido tanto por recuperar tu pelo (recordemos que pasé de pelo rapado platino quemado a largo por las posadera, sin estar estropeado y con un color natural) pues sí llegas cagado a la peluquería de manera soberana. Yo alcanzo a recordar que decía ¡LO QUIERO MUY NATURAL! pobre lo que tuvo que sufrir ese día Rosa.

Fueron ligeros reflejos que parecían míos propios, el corte que me hizo fue genial  no me cortó en exceso y seguía manteniendo el largo, hay que decir que me cortaba el pelo yo en casa ¡sí, podéis salir corriendo al leer esto! pero es que tenía ya tanto miedo a las peluquerías que me volví “huraña” . El corte que siempre le pido son capas largas, flequillo que me llegue para hacer una coleta y que me descargue y quite peso del pelo.

De hecho tengo un vídeo en el canal explicando mi proceso con la primera vez que me puse las mechas y como veis en la foto los reflejos fueron muy muy naturales ¡Quede encantada!

El proceso del cambio hasta ahora ha sido muy gradual van a hacer casi dos años desde que me hice mis primeras mechas y llevo cuatro puestas de color. Aquí es donde está el truco y al que yo no hacía nunca caso, antes quería conseguir colores llamativos en poco tiempo ¿y qué conseguía? quemarme el pelo y ahora pues voy poco a poco hasta tener el rubio que me guste en ese momento ¿parece fácil la fórmula? Pues parece ser que yo no la entendía o la ansiedad me podía.

Voy a enseñaros las tres puestas que quedan:

Aquí era la segunda puesta de las mechas californianas, como quedan con pelo liso y pelo ondulado (creo que no me he alisado el pelo desde esa foto) .

Observar atentamente cómo llego a la peluquería (foto de la izquierda aunque creo que no hace falta decirlo) ¿por qué? porque no tengo tiempo y van pasando los días, meses y casi años y me planto allí de esa guisa tras 7 u 8 meses (imaginad la cara de los peluqueros cuando llego). La verdad que entro de forma sutil siempre llevando mi característico moño y cuando lo sueltan ¡BOOM, sorpresa!  Ya se ve en la tercera puesta cómo el color se ha subido más hacia el casco (la segunda foto está oreado solamente).

Y aquí la última puesta de las mechas podéis ver que ya tenía el color muy bajo además del pelo sin forma y extremadamente largo y ya en la foto de la derecha pues el color está más unificado, el corte sigue siendo largo pero con forma y flequillo 😀

Esta comparativa se ve el pelo natural y la cuarta puesta de las mechas ¡Diferencia eh! Pero respetando siempre la naturalidad. Tengo que decir que mi pelo natural me encantaba me gusta mucho el color que tiene y que también estoy encantada con el rubio de ahora porque no me siento esclavizada a la peluquería voy cuando me apetece cambiar sino pues podría dejarlo hasta volver a mi pelo natural ¡Cuando no hay raíces que asomen todo es más fácil!

Ahora viene ¿Cómo cuido mi pelo? Que también es importante este paso porque después de una decoloración el pelo sufre y hay que mantenerlo. Empezaremos por uno de los puntos que más me preocupa a mí y es el color del pelo o mejor dicho el matiz que tenga el rubio, voy a decirlo alto y claro ¡ODIO LOS RUBIOS DORADOS! y ahora diréis ¿pero no nos ha dicho que tu pelo natural tiene mechas doradas? pues sí ahí reside mi frustación y es que antes cualquier rubio que me pusiera me tiraba al amarillo ¡qué horror!

Yo siempre le pido un rubio nórdico, plateado, gris llamarlo como queráis pero todo lo más alejado al dorado y lo consigue así que quedo maravillada.

Como podéis ver en la primera foto el rubio tiene mechas grises (esto se consigue gracias al matiz) y ya en la segunda se va perdiendo ese rubio y se va acercando al dorado (sucede con los lavados) ¿entonces qué es lo que hago para mantenerlo a raya?

Estos son mis dos grandes aliados el champú de L´oréal Silver que está indicado para evitar el rubio amarillo y potenciar los matices del pelo de color gris (se puede utilizar también para pelos canosos). Va muy bien pero para mí no es un champú de uso diario porque no aporta gran hidratación así que lo dejo para el domingo que es el día que me hago todos los tratamientos plus al cuerpo.

El precio aproximado: 12€ a 16€ el bote pequeño.

Y uno de mis grandes descubrimientos ha sido la mascarilla Nutri Color Creme de Revlon 1002 la firma tiene de diferentes colores (violetas, rojos, mandarina) pero en este caso el 1002 es para potenciar el pelo hacia un color rubio platino, el funcionamiento es que con el pelo mojado y secado con la toalla aplicas la mascarilla y la dejas actuar durante 3 minutos y retiras con agua ¿Cómo me deja el pelo? Primero tengo que decir que me ha mantenido el pelo genial en los días que he ido a la piscina, yo lo siento pero me tengo que mojar la cabeza no puedo estar con un moño pasando calor aunque mi pelo sufra. Que sucede con los rubios cuando vas a la piscina, pues que el pelo se estropea, textura porosa, la decoloración torna a amarillo ¡vamos un poema! Y con la mascarilla tengo el pelo sedoso, nutrido, suelto y con matices plata ¿puedo pedir más? Creo que no…

El precio aproximado: 13€ a 16€ el bote de 250 ml.

¿Qué utilizo para todos los días? Pues este tratamiento de champú y acondicionador de la gama de Ayurveda de Rituals. Es un tratamiento que respeta mucho el cabello porque no contiene parabenos ni siliconas, además deja el cabello hidratado y aporta mucho brillo ¡Por no decir del olor tan rico que tiene!

Precio del tratamiento: Champú 9,5€ 250 ml y acondicionador 9,5€ 200 ml

Y voy alternando con estos productos como es la mascarilla de Revlon Super10r y el tratamiento Uniq One de Coco de la misma firma. Ambos proporcionan 10 beneficios en un solo producto:

  • Proporciona brillo
  • Evita el encrespado
  • Facilita el peinado y la utilización de la plancha
  • Protección térmica
  • Aporta suavidad
  • Protección del color, con filtros UV y UVB.
  • Desenreda
  • Aporta volumen.
  • Previene las puntas abiertas.

Tengo que decir que la mascarilla está bien pero tampoco es de las mejores que he probado mientras que los tratamientos de Uniq One siempre los utilizo para desenredar el pelo después de salir de la ducha y llevo años y años comprándolos (tanto el de coco como el normal).

El precio aproximado Revlon Super10r: 13€ a 14€

El precio aproximado del Uniq One: 6€ a 10€

Y aquí tenéis un primer plano que me hice ayer del pelo para que veáis cómo está el color tras haber pasado todo el verano de piscina, playa, sol… Se ve lo bonito de las mechas californianas que es diferentes colores y no un bloque uniforme, el tono va hacia el plata aunque algunas mechas que tengo más superiores (que están en el casco todo el día dandoles el sol)  se resisten aunque he de decir que llevo solo una semana con la mascarilla 1002 de Revlon y estoy alucinando con el resultado ¡con más tiempo me lo dejará como yo quiero!

Pues hasta aquí mi resumen con el pelo con las mechas californianas y cómo me lo cuido, espero que os haya sido interesante y ameno (dentro de lo que cabe el tocho que he escrito).

¡Un besazo y os dejo con la última foto con el pelo como lo llevo ahora!

Fotógrafo: Javier Sánchez
Modelo: Alicia Herráiz

4 comentarios

  1. Pues todo ese trabajazo tiene su recompensa. Así sí que compensa una decoloracion. También partiendo de la base que tu pelo es muy bueno. Gracias por el post, el trabajazo y los detalles. Un beso guapa

    1. Muchas gracias a ti por leerme <3

  2. Me ha gustado mucho el post. Ya que siempre me chifla ver tu pelo en Instagram.

    1. Muchas gracias 🙂

Deja un comentario